G reenpeace es una de esas ONG que no casi no necesitan presentación. Desde su fundación en Vancouver en 1971 sus activistas han estado siempre presentes en la actualidad de los medios. Son transgresores, originales y muy activos. Pero, además, saben comunicar.

Parte de su estrategia de comunicación, junto a las redes sociales, las publicaciones en la prensa o los propios actos, son las newsletters. Y no solo por lo que cuentan, sino también por cómo lo hacen.

La importancia de las newsletters para una ONG

Un buen servicio de newsletter es regular y ofrece contenido de calidad. Por ello, para dar en el clavo es importante encontrar el equilibrio perfecto entre publicar con frecuencia y hacerlo solo cuando hay algo que contar. Además, debe tener valor informativo y no solo comercial. Esto es crucial para las organizaciones sin ánimo de lucro y los proyectos solidarios: el público quiere estar informado y sentirse parte de un movimiento, y no solo un donante económico.

Una de las ventajas de contar con una newsletter es que el público está, en principio, interesado en lo que se le va a contar. Las personas a las que se dirige la publicación han cedido sus datos de contacto y aceptado recibir estos emails. Para sacar el máximo partido a esta situación es recomendable dirigirse de forma directa a estos lectores, ofreciendo contenido de calidad para mantener su interés a lo largo del tiempo. ¿Cómo lo consigue Greenpeace? Hacemos un repaso al contenido de las newsletters que más nos han gustado en los últimos meses.

Un santuario Antártico

“¿Sabías que el corazón de una ballena azul es del tamaño de un gorila? ¿Y que cada año las ballenas jorobadas migran 10.000 kilómetros hacia los lugares de alimentación de la Antártida (¡y viceversa!)?” Así comenzaba esta newsletter en la que en la que nos animaban a proteger nuestros océanos y su biodiversidad frente al cambio climático.

Un Santuario Antártico - Iniciativa de Greenpeace

En el momento de enviar este email, el equipo de Greenpeace se encontraba en una expedición de tres meses en la Antártida. Su objetivo era realizar investigaciones científicas que manifestasen la necesidad de crear un Santuario Antártico para proteger más de 9.000 especies amenazadas por el cambio climático, el retroceso del hielo marino y la pesca industrial.

Este Santuario Antártico tiene 1,8 millones de kilómetros cuadrados. Para poder visualizarlo sobre el mapa, más de tres veces el tamaño de España. En octubre de este año, la Comisión del Océano Antártico se reúne para debatir cómo proteger estas aguas. Con esta newsletter, Greenpeace nos animaba a sumarnos a la lucha para hacer frente al lobby de la industria pesquera y otros organismos que pueden interponerse en la búsqueda de una solución.

Poco después y en otra newsletter, nos informaban de que agentes de la industria del kril (un pequeño crustáceo del que se alimentan muchas especies marinas, como focas, pingüinos y ballenas) se comprometían a dejar de faenar en aguas vulnerables del océano Antártico. Esta industria supone una de las mayores amenazas para la fauna de este océano, por lo que este compromiso supuso una pequeña victoria para Greenpeace. En ese momento, la ONG contaba ya con 1,7 millones de firmas a favor de crear este Santuario Antártico.

La bolsa o la vida

El Día internacional sin bolsas de plástico nos llegó una newsletter con una foto de una gran pancarta colocada en el Palacio de la Prensa de Madrid. Medía 16 metros de largo por 8 de ancho y en ella se leía el mensaje “Las bolsas de plástico matan”.

En esta newsletter, Greenpeace exponía en cifras lo que ya es una verdad a voces: cada año se consumen 100 billones de bolsas en la Unión Europea. En España, 144 unidades por persona al año. El ciclo de vida de estos plásticos es prácticamente infinito.

Si acaban en el mar, durante este larguísimo proceso de degradación se convierten en microplásticos que pueden ser ingeridos por la fauna marina. Tal y como señalaba la ONG,  9 de cada 10 aves marinas, 1 de cada 3 tortugas marinas y más de la mitad de especies de ballenas y delfines han ingerido plástico en alguna ocasión.

El pasado 1 de julio entró en vigor un Real Decreto que obliga a los establecimientos a cobrar las bolsas de plástico, una medida beneficiosa pero no muy ambiciosa. Aún queda por hacer mucho más. Eliminar de forma total los plásticos de un solo uso y adoptar unas medidas legislativas que reduzcan su uso por parte de empresas y supermercados podrían ayudar a mitigar su impacto en el medio ambiente.

Sin agua para Florentino Pérez

¿Qué se siente al vivir sin agua? Eso precisamente era lo que querían demostrar cuando, en abril de este año, activistas de Greenpeace cortaron el agua de la sede madrileña de ACS, presidida por Florentino Pérez. Con este acto estaban denunciando la construcción de un complejo hidroeléctrico en el río Cahabón, una obra que afectaría a casi 30.000 indígenas quekchí.

Los quekchí son un pueblo de Guatemala que habita principalmente en el norte de Alta Verapaz y el sur de Petén. Tienen un idioma propio y basan muchas de sus creencias en su relación con su tierra y las prácticas agrícolas. Los quekchí se organizaron y manifestaron abiertamente en contra de la construcción de este complejo.

En esta newsletter, Greenpeace nos contaba que, además de restringir a los pueblos locales el acceso a sus recursos naturales, la construcción del proyecto produciría un daño ambiental significativo. Por eso y durante varias horas, los directivos de ACS no tuvieron acceso al agua en sus instalaciones.

Las últimas 75 orcas

“La semana pasada la población de orcas residentes del sur era de 76 ejemplares. Ahora 1 son 75”. Estas eran las palabras de Greenpeace el pasado 12 de julio. Nos hablaban de las orcas del Mar de Salish, en la frontera entre Canadá y EE. UU., en donde se planea construir un oleoducto de más de 1.000 kilómetros.

De llegar a realizarse, el tráfico de buques cisterna que transportan petróleo aumentaría hasta 7 veces más, lo que derivaría en cambios en la alimentación de estas orcas (y otros animales) y pondría en grave peligro su vida. Además, en caso de ocurrir un accidente, las consecuencias serían fatales no solo para la fauna, sino también para los millones de personas que habitan en la zona y dependen, de una manera u otra, de sus aguas.

¿Y quién está detrás de este proyecto? La ONG citaba directamente al banco BBVA, vinculado a este proyecto a pesar de haberse comprometido recientemente a no financiar acciones relacionadas con el sector petrolero. Por ello, activistas de Greenpeace colocaron en la puerta de su sede carteles con mensajes como “No más dinero para oleoductos peligrosos” junto a una gran tubería.

Trump vs. Europa

Sortear al equipo de seguridad de Donald Trump no parece tarea fácil. Por ello, uno de los activistas de Greenpeace decidió sorprender al alto mandatario estadounidense y lanzarle un mensaje… en parapente.

¿Cómo envías un mensaje a alguien que no quiere escuchar nada de lo que dices y sigue negando el cambio climático?” empezaba la newsletter. Trump no solo sigue negando el cambio climático, sino que también ha retirado a EE. UU. del Acuerdo de París (que establece medidas para la reducción de las emisiones de Gases de Efecto Invernadero), ha anulado en plan de energías limpias en su país y ha levantado la prohibición de extraer petróleo en el ártico. Además, se ha comprometido a quemar más carbón, enumeraba la ONG en su newsletter.

Por ello, durante la reciente visita de Trump a Europa, un activista sobrevoló el resort del magnate en Escocia con una pancarta gigante para poner en evidencia cómo mira hacia otro lado en la lucha contra el cambio climático. En la newsletter nos recordaban que seguirían luchando contra el cambio climático, con o sin Trump. Y nos dejaban, además, esta fotografía:

Adiós al impuesto al sol

¿Un impuesto al sol? Aunque es tan increíble como suena, durante tres años hemos convivido con este impuesto, que ha sido recientemente declarado ilegal por la Unión Europa. Un nuevo acuerdo, que entrará en vigor en 2021, reconoce el derecho de todas las personas a participar en la revolución energética de Europa.

Greenpeace le decía adiós al impuesto al sol con esta newsletter, en la que repasaba tres años de acciones para ponerle fin. Durante todo este tiempo, sus activistas se colgaron de la fachada del edificio del Ministerio de Energía para instalar paneles solares, consiguieron (¡y entregaron!) más de 100.000 firmas en contra y hasta compusieron una canción denunciando las políticas de Mariano Rajoy.

Adiós al Impuesto Sol - Newsletter GreenPeace

Recibe más artículos como este directamente en tu correo

Noticias de actualidad, mejores prácticas de comunicación y consejos de marketing para Organizaciones No Lucrativas.

Gracias por suscribirte

Parece que algo fue mal

Un santuario de orangutanes, amenazado por la tala ilegal en Indonesia

Las imágenes del orangután que se enfrentó a una excavadora para proteger su hábitat han dado la vuelta al mundo. Y no es para menos. Sabemos que los orangutanes, al igual que otros grandes simios, son altamente inteligentes. Elaboran herramientas, actúan guiados por sus sentimientos y hasta son capaces de aprender vocabulario. Los últimos estudios realizados en el Instituto de Comunicación de Chimpancés y Humanos de la Universidad de Washington señalan que chimpancés y gorilas han conseguido aprender más de cinco mil palabras (no solo por mímica, sino que reconocen también el lenguaje hablado).

Por ello no es sorprendente que este orangután del bosque de Sungai Putri, en Indonesia, fuese consciente de cómo las actividades de deforestación están acabando con su hogar.

Orangutanes perjudicados por la tala ilegal en Indonesia

El bosque de Sungai Putri acoge a una de las poblaciones de orangutanes más grandes en el mundo. Como señalaba Greenpeace es su newsletter del pasado mes de junio, la zona está siendo sometida a unas tala exhaustiva para conseguir madera que será posteriormente usada para fabricar muebles.

Esta actividad pone en grave riesgo la vida del grupo los orangutanes, una especie en peligro de extinción debido a las operaciones de deforestación industrial de los últimos 30 años. Por ello, Greenpeace quiere participar en la creación de un refugio en la zona. Este contribuiría a proteger muchas otras especies y también a asegurar la calidad de vida de las comunidades locales que dependen de la naturaleza para tener agua potable.

Los plásticos no son para el verano

Si tienes la suerte de estar de vacaciones en algún lugar con playa, seguro que has visto esta imagen tan común: bolsas, tapones, pajitas y trocitos varios de plástico de mil colores que terminan inundando los océanos: en las playas, entre las rocas, flotando en el agua, en el fondo marino”, comenzaba la newsletter.

Como una imagen vale más que mil palabras, incluían el vídeo que llevaba días circulando por la red: “Alerta de emergencia plastica”. Así titula la organización Parley for the Ocean el vídeo que ha alarmado a más de uno. En las imágenes podemos ver una gran cantidad de basura que llega a la costa.

En este caso, se trata del Caribe dominicano. Pero podría ser cualquier otro lugar, como el Mediterráneo, mar en que también se acumulan grandes cantidades de plástico. El principal problema es que, en las zonas turísticas, las exhaustivas tareas de limpieza que se realizan cada mañana dejan las playas limpias para los visitantes. Pero aunque no la veamos, la basura está allí.

Una de las frases que Greenpeace más ha repetido en los últimos meses es “lo que pasa en el Ártico no se queda en el Ártico”. ¿Qué quieren decir? Por un lado, que el deshielo es un problema que tarde o temprano afectará a todos. Por el otro, que las aguas de los océanos están conectadas, y que un residuo que se tira al mar en Europa puede aparecer perfectamente en cualquier otro lugar del mundo al cabo de semanas, meses o años. Muchos de los objetos que encontramos en las playas llevaban décadas bajo el mar, hasta ser finalmente expulsados a tierra por las mareas.

87.000
Toneladas

Oceano Pacífico

Fuente: The New York Times

Un tema recurrente

Sí, Greenpeace insiste mucho en el tema de los plásticos. Pero no es para menos. El problema ha alcanzado unas dimensiones globales difíciles de solucionar, ya que su uso está muy presente en nuestro día a día. Grandes compañías han presentado planes de reciclaje, pero no es suficiente. Según Greenpeace, más del 90% del plástico no se recicla a nivel global. La única solución, en este caso, es reducir la producción y el uso de este material.

Según un estudio reciente, la cantidad de microplásticos que se encuentran en el océano Ártico es miles de veces superior a lo que se pensaba. Estos microplásticos acaban siendo tan diminutos que terminan en la cadena trófica de los animales (y, probablemente y en consecuencia, en nuestros platos).

Otro estudio pone de manifiesto que la acumulación de plásticos en el océano pacífico también es más grande de lo que se esperaba. Según datos que facilita Greenpeace, se calculan que 79.000 toneladas de plástico están flotando entre California y Hawai, formando lo que conocemos como islas de basura. Esta, en concreto, cubre un área de 1,6 millones de kilómetros cuadrados (para verlo de nuevo sobre el mapa, tres veces la superficie de España).

Y, como era de esperar, no son solo los microplásticos los que ponen en peligro la vida de los animales. La última víctima de la que nos habla Greenpeace es una ballena piloto que apareció muerta en una playa de Tailandia. En su estómago se encontraron 80 bolsas de plástico.

Buenas historias con un buen formato

Está claro que Greenpeace tiene historias que contar. Los temas que tratan en sus newsletters interesan, llaman la atención e invitan a unirse a una buena causa: la de salvar el planeta.

Pero, además, lo hace con un estilo directo y cercano, exponiendo sus puntos de vista con claridad. Sus newsletters siempre tienen un título atractivo, que lleva a seguir leyendo, e imágenes llamativas. Todo eso sin contar memes, vídeos y emoticonos. Y, al final, nunca falta una invitación a unirte al movimiento Greenpeace y poner tu granito de arena en su lucha por proteger el planeta.

Imagen de cabecera de Gem & Lauris RK (Unsplash)

Descarga la Guía Definitiva de Fundraising por Correo Electrónico
Fundraising y Email Marketing la Guía

En la guía “Fundraising por correo electrónico“, te explicamos cómo puedes desarrollar una estrategia efectiva de captación de fondos gracias al email marketing y además vas a poder aprender entre otros a:

  • Cómo hacer crecer la lista de correo electrónico
  • Cómo diseñar y escribir correos electrónicos convincentes
  • Cómo realizar un correcto seguimiento de resultados
¡Descargar mi copia gratuita!
Tania Alonso Cascallana

Author Tania Alonso Cascallana

Periodista y musicóloga. Me gusta aprender cosas nuevas, explorar el mundo y contar historias. Entre mis temas favoritos está el tercer sector.

More posts by Tania Alonso Cascallana

Leave a Reply

¿Por qué nos gustan tanto las newsletters de Greenpeace?

18 min

¿Qué puede conseguir tu ONG con el Marketing Digital?

Únete a nosotros y recibe las mejores prácticas, herramientas y consejos para Organizaciones No Lucrativas con el Marketing Digital

¡Genial!

Algo salió mal.